20 Jan, 2022

|

|

Contacto

Internacional

14 Ene, 2022

Boris Johnson admitió su participación en fiesta durante el confinamiento en Reino Unido

equipo-de-prensa-informa-al-minuto

El primer ministro pidió disculpas, mientras que la oposición busca su dimisión.

El primer ministro británico Boris Johnson admitió frente al parlamento haber participado de una fiesta el 20 de mayo de 2020 en Downing Street. Además, y muy en su estilo, pidió disculpas por el hecho.

La situación ha resultado en un aumento de la tensión dentro de la política del país europeo, pues al momento en que Johnson asistió al evento, en el país regían fuertes restricciones relativas a la movilidad y las reuniones de los ciudadanos, producto de la pandemia por el covid-19. Y en línea con lo anterior, han sido varios los congresistas quienes han pedido su dimisión.

“Quiero pedir disculpas. Sé de los extraordinarios sacrificios que millones de personas han hecho en los últimos 18 meses. Soy consciente de la rabia que sienten hacia mí y hacia mi gobierno cuando piensan que las reglas no se cumplieron en Downing Street”, dijo el primer ministro acusado.

Johnson aclaró frente al hemiciclo que, pensaba, se trataba de una “reunión laboral” con el fin de agradecer a los trabajadores por sus labores durante la pandemia.

La fiesta fue comunicada por el secretario personal de Johnson, Martin Reynolds, quien envió un correo electrónico a un centenar de personas para invitarlos e instarlos a “traer su propia bebida”, con el fin de “aprovechar el buen tiempo“. Además, Johnson precisó que su participación fue de 25 minutos: “Desde la perspectiva actual, creo que debí haber pedido a todos que volvieran adentro. Debí haber dado con otro modo de darles las gracias. Debí haberme dado cuenta de que, aunque técnicamente se estaban cumpliendo las recomendaciones oficiales, millones de personas serían incapaces de verlo de ese modo”.

La investigación por el caso es liderada por la vicepresidenta permanente de la Oficina de Gabinete, Sue Gray, encargada de velar por el cumplimiento del Código de Buen Gobierno con el que se rigen los parlamentarios del reino. Como antecedentes, están el fin que puso a la carrera política de tres ministros, junto con la revelación de material pornográfico en el computador de Damian Green, el segundo en el gobierno de la exprimera ministra Theresa May.

En paralelo a las pesquisas de Grey están las entregas de “cartas de pérdida de confianza”, una herramienta que permite una moción de censura, en caso de lograr 54 misivas de un total de 361 diputados.

Las solicitudes de renuncia han sido enviadas tanto por políticos conservadores (el partido del propio Johnson), como por laboristas (oposición): Douglas Ross, jefe del Partido Conservador en Escocia, dijo que “no puede continuar como líder del partido y como primer ministro, y pedir a la ciudadanía que obedezca las normas y recomendaciones de su gobierno, cuando no creo que él lo haya hecho”. Mientras que Keir Starmer, de los laboristas, fue aún más agresivo: “Se acabó la fiesta, primer ministro. La única duda que queda por resolver es si lo acabará echando la ciudadanía británica, su propio partido, o si hará usted mismo lo único decente que puede hacer y dimitirá“.

Por lo pronto, se espera que el informe de Grey esté listo la próxima semana. 

Imagen: El Universal

Con información de ADN Radio