17 Apr, 2024  |  

Contacto  |   Quienes somos
Informa al minuto

Deportes

16 de Enero

Jude Bellingham, análisis de un fenómeno: Correr con velocidad y determinación

Autor | Informa al minutoEquipo-de-prensa-informa-al-minuto

Fuente imagen | Informa al minuto Instagram @judebellingham

Un repaso por las características del jugador de Inglaterra y el Real Madrid.

Análisis de un jugador que irrumpió con fuerza en la Copa Mundial de la FIFA 2022, imponiendo su juego a los rivales con extenuantes carreras con y sin balón. Un futbolista en constante movimiento. Una nueva sensación en el panorama mundial: Jude Bellingham.

 

El instinto futbolístico de Bellingham, rápido como un rayo para detectar oportunidades de transición, le pide internarse en carrera para hacer daño al rival y poner en apuros a los defensas atacando entre líneas cuando tiene el balón o penetrar por las bandas y buscar los espacios cuando no lo tiene.

 

Su intuición se ve reforzada por un dinamismo infatigable y una lectura innata del juego que le permite saber cuándo conviene tácticamente jugar con los delanteros. También tiene la viveza y la rapidez necesarias para adelantarse a la jugada y ser el primero en llegar a un balón perdido o en ocupar los espacios, así como unos recursos técnicos extraordinarios para aprovechar al máximo cualquier hueco que aparezca.

 

CONCLUSIONES MÁS IMPORTANTES:

 

Bellingham, que siempre está en guardia y es capaz de abarcar una zona muy amplia del terreno de juego, posee una energía increíble y un deseo irrefrenable de jugar hacia delante. Puede ocupar varias posiciones cerca de la pelota, o bien salir a buscarla a zonas más lejanas. Tácticamente, siempre permanece alerta para anticiparse a las segundas jugadas o hacerse con cualquier balón que le llegue. Su visión táctica se complementa con las facultades físicas necesarias para superar a los rivales. Suele hacerse con balones sueltos o busca los espacios anticipándose a la jugada, lo que demuestra su velocidad mental y rapidez de movimientos.

 

Bellingham, siempre dispuesto a aprovechar cualquier oportunidad, logra que pasen cosas gracias a su afán por jugar hacia delante, ya sea internándose en terreno rival, avanzando por el centro del campo con el balón en los pies o acelerando en el momento preciso para infiltrarse a la espalda de la línea defensiva cuando no tiene la pelota. Su sello futbolístico más característico es cuando imprime velocidad a una fase de transición, avanza con la pelota y se cuela entre los rivales antes de dar el último pase.

 

Sus explosivas carreras suelen acabar en ocasión de gol, ya que atrae la atención de los defensas, que tienen que abandonar sus posiciones para perseguirlo. Esto, a su vez, crea espacios en el último tercio que pueden ser aprovechados tanto por el propio Bellingham como por sus compañeros. El jugador saca el máximo partido de los huecos que crea gracias a su gran inteligencia táctica y habilidad técnica. En concreto, toma decisiones de pase óptimas en las fases de transición, utilizando la pierna adecuada en cada momento y tocando el balón con precisión milimétrica hacia la trayectoria de sus compañeros.

 

El primer ejemplo ilustra la formidable calidad y lectura de juego de Bellingham. El jugador detecta y aprovecha la oportunidad de atacar al hacerse con un balón suelto y conducirlo hacia delante. Después, selecciona el pase adecuado y lo ejecuta en el momento justo y con la máxima precisión para que llegue a sus compañeros tras una maravillosa jugada individual. La acción comienza cuando, tras un centro al área, el balón sale despejado hacia el centro del campo de Inglaterra. Bellingham, en posición retrasada dentro de su área, es el primero en reaccionar.

 

Resumen:

 

Bellingham —que participa en transiciones por todo el campo, está en constante movimiento y es casi imposible de marcar— representa la quintaesencia del «todocampista». Tiene un deseo insaciable de correr y una mentalidad volcada en jugar siempre hacia delante. Parece que va siempre un paso por delante de la jugada y llega primero al balón. No deja pasar por alto las oportunidades de tirar desmarques al espacio. Su potencia y determinación con el balón atraen a los rivales hacia él, y es capaz de combinar carreras largas y medidas desde la defensa con llegadas al espacio en el interior del área rival. Esas carreras veloces y decididas generan ocasiones de gol y ofrecen soluciones a sus compañeros.

Lee también...