05 Mar, 2021

|

|

Contacto

Internacional

22 Ene, 2021

Murió enfermera que se negó a jubilarse para seguir atendiendo pacientes COVID-19

equipo-de-prensa-informa-al-minuto

Betty Grier Gallagher tenía 78 años de edad.

De COVID-19 murió la enfermera Betty Grier Gallagher, profesional que trabajó más de 40 años en la sala de emergencias del Coosa Valley Medical Center, Alabama, Estados Unidos. La profesional que tuvo la opción de jubilarse prefirió seguir en la primera línea de defensa que combatía el virus.

El 19 de diciembre del 2020 Betty comenzó a mostrar síntomas de fatiga anormal, y al día siguiente tras realizarse el PCR se confirmó que era un caso positivo de COVID-19. Desde ese mismo día, fue internada en el recinto de salud donde trabajaba y pese a que luchó por ganarle al virus la mujer de avanzada edad falleció un día después de cumplir 79 años, el 10 de enero de este 2021.

Frente a la labor de su madre, su hija Garson Grier Jr. señaló a los medios de comunicación locales que “no lo hizo para sobresalir. Lo hizo porque así es ella, esta era su vocación. Este era su propósito y plan para su vida”.

Nikki Jo Hatten, supervisora y enfermera de emergencias de Coosa Valley señaló que era una persona preocupada tanto por sus pacientes como por sus compañeros. “Ella te detenía aunque estuvieras ocupado, sólo para asegurarse de que estuvieras bien”, dijo la enfermera.

Uno de los miedos que tenía Betty era morir sola, por lo cual familiares y colegas la acompañaron en todo el proceso. “El día que falleció, casi todo nuestro personal de emergencia fue y llenó esa habitación”, declaró Hatten.

Añadió que “no era la forma en que queríamos que se fuera, pero me alegro de haber estado ahí”.

Imagen: Milenio

Con información de ADN Radio